Los Medios y los Entrevistados

Kenneth Zseremeta es sin duda el gran artífice de los logros alcanzados por el fútbol femenino en nuestro país. Por un lado, supo recorrer el suelo nacional buscando a los mejores talentos y por el otro, se rodeó de profesionales comprometidos con su idea.

Su punto “flaco” siempre ha estado en la relación con los medios. En ocasiones ha tomado a los medios de comunicación como su objetivo crítico cuando no han acompañado al equipo en sus distintos torneos. Así como cuando espetó la falta de apoyo comunicacional a raíz del Mundial de Costa Rica, sin entender el tema de los costos y de la poca influencia que hasta allí tenía la disciplina en Venezuela.

También en distintas instancias ha sido muy cuesta arriba tratar de acceder a sus equipos. Llámese bases de preparación, bien sea en el propio devenir de los torneos o bien, cuando se llega victorioso de los mismos. No hay que dejar de lado la discreción con que se maneja el técnico panameño en los momentos de algarabía. No quita protagonismo a sus jugadoras y eso se aplaude.

En todas estas acciones descritas, hay puntos a favor y en contra del parecer de Zseremeta ante los medios de comunicación. Lamentablemente el último episodio, como dice la frase gastada, rebosa el vaso. Aducir que sus declaraciones en Santa Marta tras el bronce logrado por el equipo a manejos de los medios, suena a buscar al enemigo dónde no lo hay. Si, es cierto, algunos tomaron (y en estos casos se precisa de nombres y apellidos) sus palabras sobre la conclusión del bajo aspecto nutricional de sus jugadoras para la “lucha política”. Pero achacar esa perversión comunicacional a “los medios”, más es un contexto de lavarse la cara ante el Ministerio del Deporte, es malsano.

Zseremeta dio su declaración sin ninguna pregunta previa específica sobre la descrita desnutrición de las jugadoras. Y tampoco recibió ninguna repregunta sobre el tema. Justificarse ahora con el “culpa de los medios” no habla muy bien de la claridad quede tener ante temas álgidos, que repetimos, propuso sin chistar el estratega.

A “los medios” se les pueden achacar muchas cosas, pero no el hecho que haya personajes que los utilicen para enviar sus mensajes velados o para continuamente señalar a terceros. En esas tantas ocasiones pudiera decirse: “Los entrevistados”.

Compartir Artículo
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share

Pin It on Pinterest