Esta vez no hubo “foto” con la Vinotinto Femenina

La Selección de Venezuela tuvo su prueba de fuego frente a su similar de Brasil, tras la goleada ante Bolivia, cotejo histórico para sellar la mayor victoria desde 1991, por lo que los fanáticos esperaban un partido distinto frente a la Canarinha seis veces ganadores de la Copa. Gran parte de ellos deben entender que se trata de la selección absoluta, y que los logros de la sub 17 poco a poco llegaran hasta la mayor. Esta Copa América ha demostrado que la Selección esta para grandes cosas si se trabaja con tiempo y preparación para los torneos, en la actualidad la mayoría de las convocadas juegan en el exterior, en ligas profesionales como la española, colombiana, francesa y brasileña además del fútbol universitario en Estados Unidos. Solo Maikerlin Astudillo representó a las jugadoras de la Superliga.

En los 4 partidos que disputo la Vinotinto en el certamen, puedo nombrar dos jugadoras que me gustaron durante todo el torneo, sin dejar de lado a las demás futbolistas, en el mediocampo Paola Villamizar quien actualmente milita en el Gremio Osasco Audax de Brasil que con varias genialidades en la cancha aporto a la ofensiva del cuadro venezolano y el traslado del balón, siendo blanco de varias faltas por parte de las rivales. En la línea defensiva Nairelis Gutiérrez con un trabajo más silencioso respondió de manera eficaz a los ataques del adversario.

Paola Villamizar

Hay que tener en cuenta que en Suramerica 5 selecciones se encuentran en el top de las mejores 50 en el ranking mundial, Brasil en el puesto 8, Colombia en el 24, Argentina en el 37, Chile en el 40, Paraguay en el 50, Perú en el 59, luego vendría Venezuela en el puesto 64 y solo por debajo las escuadras de Uruguay en el 68 y Bolivia en el 84.

La absoluta femenina tuvo una actuación notoria en esta Copa América 2018 con récord de dos victorias y dos derrotas sumando 6 unidades por primera vez en la competición y cerca de sellar la clasificación al cuadrangular final, recordemos que no se tuvo la preparación necesaria para este tipo de evento y en el césped se notaba la falta de acoplamiento como equipo.

La sub20 masculina que obtuvo el segundo lugar en el mundial de la categoría en el 2017, realizo una preparación de dos año que iniciaron en 2015 además de un total de más de 30 juegos amistosos. Permitiendo así la compenetración de todas las piezas dentro de la cancha y el buen desempeño colectivo por encima de las individualidades.

Esta vez no hubo recibimiento por todo lo alto ni pose para la foto, esta de la que hablo en mi titulo y que cada uno en su lado del charco sabe a lo que me refiero, los hinchas tienen esa relación de amor y odio con su equipo. El dirigente, federativo, periodista y personas involucradas con el desarrollo del balompié femenino no deben padecer de este síntoma y solo aparecer en las buenas para la foto, el crédito y la entrevista del momento.

Se debe hacer una autocrítica y un análisis de como mejorar los resultados que se están dando, así no parezca en los papeles y no perder un conjunto de futbolistas que día a día se destacan en el exterior y en suelo nacional. Por solo nombrar algunas distinciones, dos botas de oro sub 17, varias nominaciones al gol del torneo en mundiales sub17, la goleadora de la Copa Libertadores por dos años consecutivos, dos nominaciones al premio Puskas, una de las tres nominadas al premio “The Best” de la FIFA. Solo se ofrece cuando hay resultados y luego se olvidan esas promesas, esperemos que con la no clasificación a la Copa del Mundo y a los Panamericanos esto no suceda.

Compartir Artículo
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share

Pin It on Pinterest