Anabella Acurero: “Significó mucho esfuerzo y sacrificio para lograrlo”

Fundación BenitezVen.- Anabella Acurero logró su boleto a los Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018, al ubicarse en el puesto 12 del Campeonato Mundial de Esgrima Junior y Cadete de Verona, Italia.

“Muy agradable de verdad. Estoy muy emocionada y feliz de haber logrado una de las tantas metas que tengo. Estoy muy feliz de representar a Venezuela en estos Juegos Olímpicos”, relató la floretista desde Verona, Italia, donde posee su base de entrenamiento. “Significó mucho esfuerzo y sacrificio para lograrlo, ya que estoy lejos de mi familia y de mis seres queridos para entrenar aquí en Italia”.

“Estoy más calmada, pero con todos esos mensajes de felicitaciones y las fotos que me tomaron, todavía admito que me entra la emoción. No estoy sorprendida porque he trabajado muchos años para clasificarme. Y en últimos seis meses he ido a competencias nacionales e internacionales fogueándome para este campeonato mundial y clasificarme como lo hice”, contó Acurero que cuenta con el apoyo de la Fundación BenítezVen para desarrollar su trayectoria deportiva.

Acurero ganó cinco de seis combates en el pool 6 de la justa. Solo perdió ante la italiana Claudia Memoli, 5-3. La esgrimista pasó bye el primer choque de la tabla preliminar de 128 y en 64, venció 15-6  la israelí Lior Druck. Luego en ronda de 32, Acurero dominó 15-14 a la ucraniana Alina Poloziuk. En el combate entre las 16 mejores, Acurero cedió ante la estadounidense May Tieu 15-11.

En la categoría juvenil, se colocó 16 de la justa. Ganó tres de cinco combates en la pool. Luego dominó a Minseo Choi de Corea del Sur 15-13 en el cuadro de 128 esgrimistas. En tableau de 64, venció 15-11 a la rusa Anna Udovickenko y después venció 15-13 a la húngara Anna Poltz para colocarse entre las 32 mejores. Por el pase a semifinales, cayó 9-8 ante la canadiense Jane Caulfield.

“Me mantendré entrenando en Italia con mi entrenador Giuseppe Pierucci. Haré dos campamentos para preparar los Juegos Olímpicos: uno en Italia y otro en China”, explica la valenciana sobre su preparación de cara a la cita olímpica suramericana.

Sobre la realidad de ser la única esgrimista venezolana en Buenos Aires 2018, la atleta de 16 años siente emociones encontradas: “Siento un poco de presión pero lo normal. No debería sentirla porque sé que he entrenado mucho para ello y también mi entrenador y mi familia me dan mucha confianza a la hora de competir. Siempre están conmigo y me alivia el saberlo y sentirlo”.

 

Compartir Artículo
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share

Pin It on Pinterest