Yulimar Rojas: Un fénix que va directo a Tokyo

COV.-Desde el estadio de atletismo Emilio Martín, Yulimar Rojas aseguró su cupo en Salto Triple de la XXXII edición de los Juegos Olímpicos Tokyo 2020, al saltar 14.58 en su primer intento y superar la marca mínima exigida para la justa universal (14.32).

“El gran nivel competitivo que tiene (Yulimar) la ha llevado a ser la primera atleta clasificada a los Juegos Olímpicos. Todo el Comité Olímpico venezolano, el pueblo deportivo y el atletismo nacional, se sienten muy contentos de este logro”, señaló el Prof. Eduardo Álvarez, presidente del Comité Olímpico Venezolano.

La venezolana cerró el Meeting Iberoamericano de Huelva con presea dorada al registrar 15.06 en su segundo salto, marca con la cual se adueñó del récord del campeonato español, mejoró su marca personal, rompió el récord nacional, y se proclamó líder del año del triple salto mundial.

La campeona registró en su tercer intento, 14.89, seguido de un foul. En el quinto alcanzó 14.47 y en el sexto cerró con 14.23.

La representante de Cuba Liadagmis Povea y Ana Peleteiro de España respectivamente, la acompañaron en el podio. 

“No soy conformista, siempre quiero más. Para mí el oro olímpico es lo que me quita el sueño y voy a llegar hasta él. Ahora en Tokyo voy a trabajar duro de la mejor manera. Continuaré haciéndole caso a mi entrenador. Voy a llegar a mis segundos Juegos Olímpicos en mi mejor momento. Voy conseguir una medalla que me está esperando”, expresó Rojas.

Yulimar suma dos títulos mundiales bajo techo, Portland 2016 y Birmingham 2018, además de un campeonato mundial al aire libre (Londres 2017) y una medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Río 2016.

Renaciendo

Según el mito, el ave fénix se desvanece para renacer con toda su gloria, Yulimar Rojas, no tiene mucha diferencia, con tan solo 23 años le ha tocado luchar frente   adversidades con la naturaleza, hasta con lesiones que la mantuvieron alejada de competencias tras coronarse Bicampeona Mundial en Birmingham 2018.

Tras un año en pausa, sin Juegos Bolivarianos, Suramericanos y Centroamericanos, Yulimar no perdió de vista su sueño: volver a representar a Venezuela en unos Juegos Olímpicos.

“El 2018 fue muy difícil, pero las lesiones y todo lo que sucedió me sirvió de motor para lograr mis metas. Lo que pasó lo transformé en fuerza y fe. Ahora cuando estoy cansada y siento que no puedo más, me levanto con más ganas”, manifestó.

Su regreso en el 2019 le dio el impulso que necesitaba: en el Meeting Karlshule agregó un 14,45 a su histórico de saltos. En Madrid, consiguió la mejor marca mundial del año, marca personal indoor y récord sudamericano (14,92), luego hizo de las suyas y cerró campeona en Dusseldorf (14,46).

Además, también sorprendió con su regreso al salto largo, una de sus pruebas favoritas, donde lideró su competencia en la Liga de Clubes de España, representando al FC Barcelona con (6.79).

Aunque no hacía salto de longitud desde el 2015, siempre estuvo cerca de él gracias a su entrenador Iván Pedroso, quien posee nueve campeonatos mundiales en esta prueba, además de una medalla de oro en los Juegos Olímpicos  de Sydney 2000.

 “Desde el año 2015 estoy en Guadalajara y entreno con él. Yo le escribí por facebook: Hola, soy Yulimar Rojas, te admiro demasiado y sería un sueño hecho realidad que me entrenaras”, para sorpresa de la triplista, Pedroso le respondió que él la conocía y le hacía seguimiento a su carrera. Hoy, es su mano derecha. “Lo quiero y lo admiro como un padre”.

Abriendo caminos

Yulimar nació el 25 de octubre de 1995 en Caracas, Venezuela,  pero su mamá, Yulecsi Rodríguez, en búsqueda  de un nuevo camino, decidió trasladarse al oriente del país. “En Anzoátegui empezó mi andar, mi vida, ese estado es mi casa”.

Su sueño, no era ser triplista, ella quería practicar voleibol. Con 14 años de edad asistió al Complejo Polideportivo del estado Anzoátegui. Al llegar, llamó la atención por su estatura y figura, y ahí comenzaron las pruebas. La joven promesa del deporte sorprendió al competir y ganar en lanzamiento de bala.

Rojas participó en salto largo, 100 m con vallas, 100 metros planos y salto con garrocha antes de llegar al salto triple.

“Cuando gané en salto de altura en el Campeonato Sudamericano de Sub-20 de Medellín 2011, fue una experiencia inexplicable”, expresó Rojas, quien alcanzó  1.78 m siendo una atleta U18.

Yulimar también se colgó la presea de plata en salto alto durante el Campeonato Panamericano Sub 20 en Cali, Colombia 2013. La venezolana logró (1.76m), luego, volvió a repetir el segundo lugar con la misma marca en los en los Juegos Bolivarianos en Trujillo 2013.

“Cuando gané mi primera medalla de oro en los Suramericanos (Santiago 2014), fue una de mis mejores experiencias. Me entrené mucho. En los Bolivarianos había conseguido la de plata y estaba muy enfocada para poder superar eso”, señaló  Rojas, quien dejó a un lado las alturas, por los saltos horizontales.

La morena, tocó la gloria al colgarse dos preseas doradas en Campeonato Sudamericano Sub 23 en Uruguay 2014, una en salto de longitud (6.36m) y otra en triple salto (13.35m).

“Ese resultado me impulsó a ser la abanderada de mi país en los Juegos Centroamericanos y del Caribe Veracruz 2014. Estuve muy orgullosa porque supe veían mi carrera deportiva. Eso me decía que estaban pendientes de todo lo que había logrado”.

Después de esto, no ha descansado. En los Juegos Panamericanos de Toronto 2015, logró una de sus metas, alcanzar su cupo a los Juegos Olímpicos Río 2016, competición en la que se colgó la medalla de plata tras saltar 14,98 metros.

“Yo soñaba con regalarle la medalla olímpica a Venezuela. Quería que me recibieran como lo hicieron con Rubén Limardo y lo logré. Mi mayor alegría en el deporte fue Río. Llegué como la novata del grupo. Me propuse a clasificar, estaba feliz, pero nunca pensé que podía conseguir la medalla de plata”, agregó.

La dueña del “tumbaíto”

Antes era muy tímida, ahora, no queda rastro de eso.  Le encanta bailar salsa, merengue, vallenato y “raspacanilla”, porque es su forma de “escape”. Le gusta el aguacate, es una romántica y cree profundamente en Dios.“La negrita” estudiaba Educación Física en Venezuela, carrera que piensa retomar a futuro para ayudar a las jóvenes promesas del país.

“Quiero tener la dicha de ser una de las mejores entrenadoras de Venezuela y del mundo. Quiero que entiendan que los niños entiendan que todos somos campeones. Eso es algo que debemos creer y sentir para hacerlo realidad”.

Inolvidable

Su primer sueño lo cumplió cuando le regaló un hogar a su mamá. La del ranchito de Pozuelos ya no sentiría más miedo cuando lloviera en Anzoátegui- Venezuela. “Todo se mojaba y ya no quería que pasáramos por eso. Fue una época muy difícil, pero eso me inspiró y me empujó a esforzarme para poder cambiar nuestras vidas. Jamás olvido de dónde vengo porque eso me muestra el camino a donde voy”.

Haciendo historia

“Yuli” logró el Bicampeonato Mundial Bajo Techo: Portland 2016 con marca de 14.41 y Birmingham 2018 con 14,63. Entre sus logros también destaca su actuación el Londres 2017, cuando se colgó la dorada al saltar 14,91.

 “Todas mis medallas valen, pero Birmingham tiene un significado especial. Es el fiel ejemplo de mi sacrificio. Fue una odisea llegar hasta allá. Estuvimos varados, nos trasladamos en metro y taxi porque los vuelos aéreos se cancelaron por una tormenta de nieve. No tenía ni maletas, pero cuando tienes un objetivo o una meta clara en tu vida, vas a salir ganador”.

Rojas no tiene límites y tiene sus objetivos claros: Además de querer superar los 15.50 metros, récord que ostenta la ucraniana Inessa Kravets desde 1995, quiere la dorada en Tokyo. “Seguiré trabajando y luchando para ser una de las mejores atletas de la historia”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest