Firma de Aníbal Sánchez luce como un movimiento astuto

MLB.-Los Nacionales de Washington firmaron el mes pasado a Aníbal Sánchez por dos temporadas por una opción para el 2021. El venezolano tomará el cuarto puesto de la rotación, que había quedado vacante cuando Tanner Roark fue enviado a los Rojos durante las Reuniones Invernales.

A pesar de que se trata de un movimiento riesgoso, los Nacionales están extremadamente confiados en su más reciente adquisición. Y puede que tengan razones para ello.

Sánchez tuvo un repunte en el 2018, pero cumplirá 35 años en febrero y tiene un historial de lesiones. Y antes de la temporada pasada, simplemente no había lanzado nada bien en las tres campañas anteriores. Entre 2015 y 2017, tuvo problemas para mantenerse sano (promedió sólo 23 aperturas) y lanzar de forma efectiva (5.67 de efectividad). Roark, por otro lado, hizo al menos 30 aperturas y tiró no menos de 180 entradas en cada una de las pasadas tres temporadas, si bien sus números las dos últimas estuvieron por debajo del promedio.

Entonces, ¿por qué están los Nacionales apostándole a Sánchez? Bueno, quizás porque lo que hizo en el 2018 no fue casualidad. Hay señales que indican que el nativo de Maracay ha tomado un segundo aíre.

Sánchez fue un maestro a la hora de generar batazos suaves la temporada pasada, limitando a los toleteros rivales a una velocidad promedio de salida de 83.7 mph, la más lenta entre los lanzadores a los que le dieron al menos 200 batazos. A eso sumó una tasa de 25.8% de batazos duros, el mejor entre los 210 pitchers que recibieron 100 batazos, de acuerdo con Statcast™. Consiguió que le dieran batazos suaves el 68.5 de las veces, la sexta mejor marca entre los abridores con al menos 200 pelotas bateadas permitidas.

Cuando Sánchez está al tope, es muy efectivo logrando que los rivales le conecten sin solidez. Pero el año pasado también hizo algunos cambios en la forma de utilizar su repertorio para potenciar todavía más esa habilidad.

El arsenal de Sánchez siempre ha hecho de él un lanzador único. El año pasado, de acuerdo con Statcast™ lanzó siete pitcheos distintos: sinker, recta de cuatro costuras, recta cortada, recta de dedos separados, slider, surva y cambio. De todos los pitchers analizados por Statcast™ desde su implementación en el 2015, Sánchez se unió a Matt Latos en el 2016 como los únicos dos que han tirado siete envíos diferentes más del 5% de las veces durante una misma temporada.

Sánchez ha lanzado siete pitcheos durante años, pero no fue sino hasta que empezó a mezclarlos mejor en el 2018 que empezó a conseguir otra vez buenos resultados.

La sinker de Sánchez no era nada especial, así que pasó de usarla 23.4% en el 2017 a apenas 7.8% en el 2018, mientras subió el uso de su recta cortada de 7.3% en el 2017 a 20.2%. Los resultados obtenidos fueron muy buenos. Los bateadores rivales le batearon apenas .206 con .357 de slugging ante su recta cortada. El año anterior, le habían ligado .311 con .561 versus la sinker. Sánchez también utilizó menos la slider (12.4% en el 2017 contra 4.8% en el 2018), logrando que fuera un pitcheo mucho más efectivo (.417 de promedio en el 2017 contra .174 en el 2018).

Sánchez también hizo algunos ajustes con su recta y su cambio, logrando una diferencial grande entre la velocidad del primero (90.4 mph) y el segundo (71.1 mph) en el 2018. Y consiguió lo que deseaba: le batearon .088 contra ese envío, el promedio más bajo entre los 194 pitchers que tuvieron al menos 30 viajes al plato que terminaron con un cambio.

“Yo lo único que hice fue prepararme mejor”, dijo Sánchez el mes pasado. “Entendí que para mí lo importante no es lanzar duro, pues así puedo ubicar mejor mis pitcheos. Y el cambio sacó a los bateadores de paso la mayoría del tiempo. Eso me ayudó a tener la temporada que tenía”.
La decisión más prudente para un equipo corto en pitcheo abridor -en términos de profundidad, no de calidad- hubiese sido casi con seguridad sumar a Sánchez y mantener a Roark, por lo que es posible que los Nacionales igual terminen arrepintiéndose de haber mandado a Roark a Cincinnati. Pero hay muchas razones para pensar que Sánchez termine dándoles mejores resultados.

Es una apuesta, pero una que Washington aceptó cómodamente. El cuarteto de Max ScherzerStephen StrasburgPatrick Corbin y Sánchez podría formar uno de los mejores cuerpos de abridores de la Liga Nacional.

Compartir Artículo
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share

Pin It on Pinterest