Elvismar Rodríguez: abanderada dorada

COV.- Ocho veces se encontraron Yuri Alvear y Elvismar Rodríguez durante los últimos ocho años. En siete de ellas la victoria fue para la colombiana, hasta que la guayanesa la enfrentó arropada por su bandera.

Elvismar Rodríguez, abanderada de la delegación criolla, arruinó una fecha que debía ser de celebración para Yuri Alvear, porque se cumplían tres años de la medalla de oro que ganó en Río 2016. Una inmovilización acabó con el histórico yugo regional de la neogranadina: 20 segundos para instalar a la nueva reina continental de los 70 kgs.

“Yo no había apretado tan fuerte en mi vida, incluso la rompí un poco en la cara, la apreté muchísimo viendo ese tiempo y cuando eso se puso en 20 segundos dije ‘gracias, Dios mío’”, relataría luego Elvismar, que comenzó el día anunciando que estaba dispuesta a hacer historia.

Su primera víctima fue otra de las grandes favoritas, la brasileña Ellen Brasantana, a quien derrotó con un waza-ari. Luego se deshizo de la puertorriqueña María Pérez, por acumulación de amonestaciones. Eran evidencias suficientes de que había superado la tensión por la responsabilidad de llevar el estandarte patrio en la inauguración.

“Al principio sí sentía presión, pero dos o tres días antes de la competencia me relajé más, aunque ayer sí tenía muchos nervios, no podía ni dormir”.

Era la primera medalla de oro de Venezuela en judo desde que Allison Félix subió a lo más alto del podio en Caracas ‘83, apenas la segunda de la historia, y para Elvismar el fin de un dominio que incluso la llevó a cambiar de categoría en válidas del ciclo olímpico, para evadir a la colombiana.

“Ya pierdo la cuenta de cuántas veces me he dado con ella, y hoy finalmente pude lograr esa victoria. No sé qué me emociona más, si ganar ese combate o haber obtenido la medalla de oro”.

Al festejo se unieron las voces de Jesús Limardo, Stefany Hernández, Carlos Claverie y  Alberto Mestre, entre otros atletas venezolanos que cantaron el himno junto a ella. “Me sentía que estaba en Caracas, Valencia, al ver a tantos venezolanos gritando, Stefany, la natación, la esgrima, qué alegría esa buena vibra”.

La voz más importante, la de su madre Uvilma Ruiz, también gritó y festejó desde las gradas. “Siempre le pedí a Dios que le diera la oportunidad de entrar en medallas, porque en Toronto no le fue también, pero cuando la vi en final dijo ‘Dios mío, no quiero plata ni bronce, yo lo que quiero es oro’”.

Elvismar no fue la única criolla en podio: Anriquelis Barrios disputó la áurea de los 63 kgs ante una vieja conocida, la cubana Maylín Del Toro, a quien ya había derrotado en cuartos de final de los CAC de Barranquilla, pero este fue el turno de la revancha para la antillana.

“La cubana es una rival muy fuerte a nivel mundial, hay que trabajar para poder detectar esos errores que cometí hoy y poder mejorar”, comentó Anriquelis.  Los otros dos criollos en acción en el día, los hermanos Noel (81 kgs) y Anthony Peña (90 kgs) no pudieron sumar metales, pero celebraron a la distancia el nacimiento del hijo del primero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest