Rubén Limardo: “El Salón de la Fama elevó mi motivación para Tokio y Paris 2024”

Orgulloso, sereno y consciente del impacto y la trascendencia histórica que ha tenido ser exaltado al Salón de la Fama Mundial de la esgrima, Rubén Limardo reiteró que este “es un logro que elevó mi motivación porque enaltece la esgrima latinoamericana desde Venezuela para el mundo”.

En su primera rueda de prensa virtual, mientras la FIE oficializaba su nombramiento, durante hora y media el campeón olímpico en Londres 2012 abordó todos los ángulos de su último gran logro: ser inmortalizado en el Salón de la Fama de la Federación Internacional de Esgrima de forma unánime y en el primer año de elegibilidad.

“Creo que esto llegó en el momento indicado en un año en el que la pandemia nos dejó sin Juegos Olímpicos, pero que ahora equipara un poco las cosas con este nombramiento”, señaló de entrada el doble medallista mundial sénior, dejando claro que “yo no me esperaba esto, ni siquiera sabía que había un Salón de la Fama, pero llegó la invitación y se logró el objetivo de un  triunfo que no es sólo mío, sino de mis entrenadores Ruperto Gascón y Uvendri Martínez, así como de mi familia, de mi estado Bolívar y de todo mi país Venezuela”.

El máximo medallista continental de la espada masculina valoró con tesón el sacrificio familiar y de su equipo camino a la consecución de sus más de 300 medallas ganadas desde su etapa como juvenil hasta la máxima categoría, siendo hoy día referente mundial e ícono representativo de la esgrima latina, tras ser uno de los dos campeones olímpicos de su arma en esta región y también uno de los dos únicos Salón de la Fama de Latinoamérica, apartados que ocupa junto al cubano Ramón Segundo Fonst.

“Más allá de que estoy en el Salón de la Fama, valoro el sacrificio que hemos hecho durante muchos años. Para mí esto es un honor, una motivación, un logro más del que espero no ser el último, ya que estamos preparando a una camada de atletas para que sigan conquistando espacios y ganándose el respeto en las pistas internacionales. Valoro cada momento vivido desde que empecé en la esgrima hasta este momento”.

Rubén, tres veces ganador de la Copa del Mundo Sénior, fue elegido de forma unánime por el Comité Ejecutivo de la FIE entre 40 postulados del orbe, en su mayoría europeos, con currículos de gran relevancia.

“Para nosotros esto es un bombazo. Jamás pensamos que después de haberlo postulado, llegaría tan rápido”, apuntó Ruperto Gascón, tío, mentor y entrenador de Rubén, quien fue tajante al decir que “estamos trabajando muy fuerte con un equipo joven aquí en Polonia para tener muchos más campeones mundiales, olímpicos y miembros del Salón de la Fama, pero hoy es un día de júbilo porque con este nombramiento conquistamos espacios muy importantes en los escenarios internacionales para Venezuela”.

Tokio 2020 y Paris 2024

El futuro inmediato del ahora inmortal de la esgrima criolla es un tema obligado en la planificación durante la pandemia para Rubén:

“Mi motivación más grande es estar preparado para lo que sea, me pegó un poco manejar la ansiedad tras saber que no habían Juegos Olímpicos, sobre todo por el tema del confinamiento, pero siempre le pido a mi mamá que está en el cielo, al universo y a Dios que me den sabiduría”, confiesa. Y lanza un aviso a sus rivales:

“Esta noticia me disparó la motivación para enfrentar a mis contrincantes en Tokio y luego en Paris 2024, que es donde visualizo mi retiro, ya que me quedan muchas cosas por ganar todavía como el título mundial adulto, una segunda medalla olímpica y algunos premios en Copas del Mundo. Cuando regrese a la pista ahora como Salón de la Fama, lo haré como un león porque sé que con esto nos ganamos el respeto de todo el mundo”.

Su récord de imbatibilidad lo ha hecho estar en el podio de manera regular desde la temporada 2002/2003 a la fecha, a excepción de 2010 y 2014 (lesión), criterio de peso a la hora de su nombramiento al Salón de la Fama, así como haber conquistado a lo largo de cinco ciclos olímpicos, medallas de oro en todos los Juegos Multideportivos: Bolivarianos, Suramericanos, Centroamericanos y del Caribe, Campeonatos y Juegos Panamericanos.

Una conquista histórica

Desde este 9 de septiembre, Limardo compartirá su lugar en el templo de los inmortales de la esgrima junto a figuras míticas del deporte como el Barón Pier de Coubertin, creador de los Juegos Olímpicos de la era moderna, Tomas Bach, actual presidente del Comité Olímpico Internacional y campeón olímpico en el florete de Montreal 76’.

De igual forma, Rubén, líder durante tres temporadas y top ten del ranking FIE el 85% de su carrera desde 2002, se une a la sablista Mariel Zagunis, bicampeona olímpica y pentacampeona mundial de los Estados Unidos, así como a la ucraniana Olga Kharlan, triple medallista olímpica en sable y 14 veces ganadora de la Copa del Mundo, como los únicos atletas activos que forman parte del Salón de la Fama de la FIE.

“El valor de este nombramiento es que en nuestro continente la esgrima no es un deporte desarrollado, como en Europa. Yo antes no lo entendía, pero ahora veo la trascendencia histórica que tiene y es algo que nos abrirá muchos caminos”, reflexiona.

Fortalecido

El criollo, quien ostenta el récord juvenil de más copas del mundo ganadas de manera consecutiva (seis en total) durante la temporada 2004/2005, en la que también ganó el título mundial júnior en Linz, Austria y fue líder del ranking mundial, avisó que ha aprovechado el confinamiento para trabajar mucho más y con un nuevo sistema de entrenamiento la parte física.

“Estamos enfocados en un nuevo sistema de entretenimiento en el que trabajamos el cuerpo completo corrigiendo errores. Mi aspecto físico ha evolucionado mucho, sobre todo en la fuerza. Estamos trabajando en una mezcla entre la escuela antigua y la escuela nueva de esgrima”.

El bolivarense señaló estar sorprendido por su evolución: “Tengo 35 años y mi cuerpo me responde en los entrenamientos como si tuviese 25. Estoy más ágil, más rápido, más fuerte y más resistente, listo para lo que salga cuando volvamos a la pista”.

Con 19 medallas continentales ganadas entre Juegos y Campeonatos Panamericanos, Limardo, el máximo espadista de América y ahora referente latino en el Salón de la Fama, se despidió con un mensaje muy claro para las generaciones que lo siguen y ven como lo que es: un maestro de la esgrima mundial.

“Debemos mantener la fe en todo momento, porque los atletas que mantienen por muchos años la fe y la motivación en medio de las dificultades son los que llegan a la victoria”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest