El esgrimista Rúben Limardo quiere “seguir haciendo historia”

Prensa AP,GS. — A sus 34 años, el esgrimista venezolano Rubén Limardo aún tiene grandes aspiraciones: quiere convertirse en campeón mundial y en el primer deportista en la historia de su disciplina que obtiene dos oros olímpicos.

“Son los eventos que aún me siguen amarrando a este deporte… siempre falta algo”, expresó Limardo, quien obtuvo su primer oro olímpico en 2012 y en dos ocasiones se colocó en el segundo puesto del campeonato mundial.

“Y seguir haciendo historia pues en el transcurso de que todavía mi cuerpo me siga respondiendo… voy a seguir”, añadió en una reciente entrevista en Miami.

Su meta es llegar a los Juegos Olímpicos de París en 2024 y conseguir esas dos preseas para entonces.

Limardo ha representado a Venezuela en los Juegos Panamericanos de Santo Domingo en 2003, Río de Janeiro 2007, Guadalajara 2011 y Toronto 2015; y en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008, Londres 2012 y Río de Janeiro 2016. En Los Juegos Panamericanos de Lima 2019 ganó su cuarta medalla de oro, que se suman a otras tres de plata y una de bronce.

Aspira a obtener también al menos un premio en los Panam Sports Awards que reconocerán el 13 de diciembre las actuaciones de los deportistas más destacados en los Juegos Panamericanos de Lima de 2019. Los galardones son entregados en el sur de la Florida por Panam Sports, la organización encargada de los Panamericanos, que desde 1951 se escenifican cada cuatro años en alguno de sus 41 países miembros.

El deportista, que comenzó a practicar esgrima a los siete años en el seno de una familia pobre que vendía ropa en la calle para poder vivir, admite que sin el apoyo económico del gobierno venezolano probablemente no hubiese podido llegar lejos. Pero también trata de poner distancia de la política, sobre todo después de haber sido candidato del oficialismo.

“Quizás no fue el momento adecuado para hacerlo”, expresó Limardo sobre su paso por la política, tras explicar que fue prácticamente forzado a presentarse como candidato parlamentario oficialista en los comicios de 2015 que ganó la oposición.

“Se me dificultó porque no es lo mismo ser deportista que estar allí… Desconozco muchas cosas de política. No estaba preparado para eso”, dijo el esgrimista y agregó que cuando se retire le gustaría apoyar a deportistas, sea desde el ámbito de la política o desde un club.

“Tengo aspiraciones de ser un gran directivo en el deporte”, aseguró sin ofrecer otros detalles.

El venezolano, que vive y entrena en Polonia desde el 2000 y pertenece a la selección venezolana desde 2001, comenzó a practicar esgrima con su mano derecha. Pero una lesión lo forzó a cambiar posteriormente su mano de esgrima y su competencia para la modalidad de espada.

En su extensa carrera deportista, Limardo ha conseguido numerosos premios y reconocimientos, entre ellos la Orden del Libertador de Venezuela que le concedió en 2012 el por entonces presidente Hugo Chávez, quien solía convocarlo para actos políticos.

Ahora, sin embargo, no le gusta hablar del tema y esquiva ser visto con figuras públicas o en actos proselitistas.

“Estoy más en el deporte y de eso no puedo hablar porque no sé”, respondió cuando la AP le preguntó sobre la situación política de su país. “Ya no aparezco en eventos políticos y no ando en estas cosas”, expresó el deportista, que viaja al menos una vez al año a Venezuela para visitar a sus padres.

Tras casi dos décadas de vivir en el extranjero, su esperanza es volver en algún momento a su patria.

“Me gustaría regresar a mi país”, aseguró. “Quiero aportarle a mi país todo lo que me dio para que salga adelante”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest