(Vídeo) Vinotinto Sub 20 “Este grupo está cada vez más unido como una familia”

FVF.-La Vinotinto sub-20 retomó las actividades de la última fase de preparación para el Sudamericano de la categoría a disputarse en enero del 2019 y que otorgará cupos al Mundial de Polonia.

En Puerto Cabello, un total de 28 jugadores se encuentran trabajando en el acondicionamiento físico. El volante Rommell Ibarra es uno de ellos, quien asegura lo difícil que ha sido esta etapa para el grupo.

“Fue muy fuerte, como el profesor Joseph (Cañas) nos comentó a nosotros. Estuvimos mentalizados en eso que fue la parte que más nos importó. Era más fuerte de lo que pensamos”, indicó el juvenil.

A diferencia del ciclo anterior, este grupo ha podido compartir con sus familiares durante las fiestas navideñas y próximamente hará lo propio con motivo de año nuevo, siendo un motivo más para llegar cargados de energía nuevamente al trabajo.

“Fue un gran aire para todos nosotros, visitar a nuestras familias, saludarlos, antes de seguir entrenando e irnos, con el favor de Dios, a Colombia en enero y llegar de buena manera al Sudamericano”, expresó Ibarra.

Sana competencia

Tal y como lo ha anunciado el seleccionador nacional Rafael Dudamel en varias oportunidades, Venezuela cuenta actualmente con una cantidad importante de futbolistas en todas las posiciones, no sólo en la absoluta sino también en categorías inferiores.

De esta forma, Rommell Ibarra busca día a día imponerse ante los demás compañeros con quienes comparte la posición de volante. “En todas las posiciones hay competencia muy dura. En la mía tengo a Luis Chiquillo, Jorge Yriarte, Carlos Ramos, Cristian Cásseres. Es una competencia dura y muy sana que gracias a cada uno, me voy superando cada día más”, comentó el jugador del Deportivo La Guaira.

Sin embargo trabaja para un bien en común y un mismo objetivo, a pesar de que se pone metas propias, la ilusión por llevar a la Vinotinto a un Mundial se encuentra presente.

“Me pongo metas personales como hacer un gran Sudamericano, tanto para el equipo como para darle una alegría a Venezuela. En lo grupal el objetivo es el mismo que es clasificar al Mundial”, expresó.

Nuevas oportunidades

Rommell Ibarra ya sabe lo que es estar y jugar en un Sudamericano, tras haberlo hecho en 2017, casualmente en Chile con la Vinotinto sub-17. Sin embargo una lesión no permitió que el actual jugador de 18 años de edad sacara el máximo provecho del certamen.

“No me dio la oportunidad de jugarlo como yo quería porque me lesioné pero los partidos que jugué, sentí que primeramente es una alegría jugarlo y que es muy difícil de competir”

Para todo deportista, la familia forma parte importante de la preparación y para el jugador del equipo litoralense, es una importante motivación en cada día de trabajo. “Dicen que soy un orgullo, siempre me lo dicen. Eso me da una alegría y motivación para superarme cada día y demostrarle a mi familia que todo se puede”, indicó.

Finalmente, no sólo es importante la familia de sangre sino también que el grupo se mantenga unido como una, tal como ha sucedido en este ciclo desde hace más de un año.

“Este grupo cada vez está como una familia, más unida, más fuerte. En lo personal tuve unos momentos difíciles como quedarme fuera de una competencia en Colombia, pero eso me ayudó a superarme cada día más”, cerró.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest